viernes, 26 de abril de 2013

Dideco," Cuentacuentos sobre la noche"

¡¡ Hola amig@ !!

Pero que gran sorpresa la de ayer, al final reunimos un grupo para contar cuentos estupendo. Como va siendo normal, suelo cuentear en Dideco 2 sábados al mes. Me gusta la variedad de peques que se van acercando y en silencio se sientan formando un corro para escuchar la magia de los libros.
Alguna vez habéis tenido miedo de iros a dormir porque pensáis que alguien puede estar en tu armario? o estar demasiado nervioso como para no dormir?? tener miedo de todo lo que suena y se mueve? y tener mucho miedo y no controlar las ganas de hacer pis...

Todo esto y mas descubrimos los pequecuenteros y yo con los cuentos:
Bumba no quiere dormir por Cyril Hahn, 
¡ Tengo pipí! por Émily Jadoul, 
¡ Buenas noches, monstruos ! por Lucía Serrano,
 Gato Guille y los monstruos por Rocío Martínez,
Cuando Matías le entraron ganas de hacer pis en la noche de reyes, por Chema Heras y Kiko Dasilva.
Besos de Luna

Bumba no quiere dormir
Por Cyril Hahn


Si un niño en nuestra cultura no quiere dormir los padres pueden contarle un cuento o susurrarle una nana…Bumba vive en la mitad de la selva y cuando no quiere dormir pasea entre la naturaleza buscando la compañía de los animales para jugar. El libro, de gran formato, ofrece un recorrido muy simpático entre elementos troquelados que ocultan a los animales, a los que Bumba pregunta si quieren acompañarle en su desvelo. Sin la pretensión de mostrar ningún mensaje sobre “otras culturas”, los niños podrán ver cómo los escenarios donde los niños viven pueden marcar sus costumbres y sus juegos.



¡Buenas noches, Monstruos!

por Lucía Serrano




Es muy habitual que en estas edades se tenga miedo a la oscuridad y sobre todo a la hora de dormir. En esta historia es el niño el que parece desenvolverse con soltura en la oscuridad de la noche, frente a los monstruos que sienten miedo. Una buena alternativa, invertir los papeles, para ayudar al niño a que adquiera seguridad y pueda alejar los miedos a la hora de dormir.

Cuando llega la hora de dormir, ¡los monstruos tienen miedo! Y todos quieren meterse en la cama de Joaquín. Pero Joaquín está muy incómodo y no puede dormir con tanto monstruo miedoso en su cama.




Gato Guille y los monstruos

por Rocío Martínez







Este álbum ilustrado aborda un tema interesante y habitual en la vida de los niños: el miedo. Gato Guille 
es incapaz de quedarse solo jugando porque le aterra cualquier ruido extraño que llega a sus oídos. 
Cualquier sonido ajeno a sus juegos se convierte en su imaginación en un monstruo terrible que le vigila y 
está a punto de atacarle. Su reacción inmediata es la de salir huyendo en busca de la protección de su 
madre. 
Mamá Gata es la única fuente de seguridad para el pequeño protagonista y, según avanza la historia, el 
lector comprobará que también es la única capaz de desterrar esos temores. Porque en el ecuador del 
relato, es la madre la que se asusta de todos los ruidos que previamente habían atemorizado a Guille. 
Será entonces cuando el pequeño gato la ayude a perder el miedo tomándola de la mano y dándole una 
explicación razonable, habitación por habitación, a cada uno de los sonidos que confundía con monstruos. 
Así, el aire que entra por la ventana, la lavadora, el ascensor o la cisterna que gotea resultan ser el origen 
del miedo infundado de Guille y, por extensión, de Mamá Gata, que utiliza un eficaz recurso lúdico para 
inyectar valentía y confianza en sí mismo a su hijo. Mamá Gata es el alter ego de la autora que, de esta 
manera, se dirige a los pequeños lectores para transmitirles la idea de que el miedo solo está en la 
mente de cada uno y que hay que afrontarlo con decisión para vencerlo.



Cuando a Matías le entraron ganas de hacer pis la Noche de Reyes
Por Chema Heras y Kiko Dasilva
He aquí una divertida historia sobre cómo los nervios te pueden jugar una mala pasada, incluso a edades tan tempranas como los 4 ó 5 años. El pequeño Matías les ha pedido a los Reyes un tren con vagones de colores y, aunque se muere de ganas de conocer a sus Majestades, la noche de autos, le advierte su padre: "Los Reyes no dejan juguetes a los niños que están despiertos". Obediente, deja preparado un tentempié para Reyes y camellos y se va a la cama. Pero, a medianoche, se despierta con tremendas ganas de ir al baño. El pobre Matias no puede más e intenta avanzar sigiloso, pero "el pis hizo ruido, mucho, mucho, mucho ruido", y así, con lagrimas en los ojos regresa a su cuarto pensando que, a la mañana siguiente, solo va a encontrar carbón.



¡ Tengo pipí !
por Émile Jadoul




El problema del pipí en forma de cuento.

El pequeño León se despierta por las noches para hacer pipí, así que llama a su madre para que le acompañe. Hay veces que tiene ganas de hacer pipi una segunda vez, por lo que grita “¡papááá!”. Como consecuencia de estas ajetreadas veladas los padres se levantan realmente cansados al día siguiente. Para intentar solucionarlo el padre le comenta a su hijo que se debe hacer pipí solo, como hacen los mayores...
¡Tengo pipí! es un libro corto y sencillo, tanto por su texto como por sus ilustraciones. Los niños podrán verse muy identificados al escuchar el relato y los mayores podrán utilizarlo para comenzar a habituar a sus hijos a adquirir ciertas costumbres.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada