viernes, 13 de enero de 2017

#Hoyleemos: Reflexiones de una ranita"

¡Buenas tardes amigos y amigas amantes de los cuentos!

No hace mucho, o eso quiero pensar, me encontraba a mis hijos con caras muy pensativas. Todavía les ocurre.
Siempre que les preguntaba ellos me hacían callar con el dedo en la boca. Una vez que les había dejado su margen de tiempo me lo contaban.
A día de hoy, me sorprendo con sus cosas. Tienen una forma tan particular de ver el mundo que adoro esa inocencia. Sus preguntas, sus respuestas tan plausibles y aplastantes a la vez. Sus vidas, son un constante oooohhhhhh.
Por eso, hoy, leyendo este cuento de la mano de Boolino friends, me he acordado de esa expresión, esa ausencia momentánea que lleva de la curiosidad al entendimiento. Esa cara de sorpresa que pone fin a ese descubrimiento.
¡Cuántas preguntas me quedan por escuchar y cuántas respuestas la mar de contenta daré!


REFLEXIONES DE UNA RANITA

 Autor: Kazuo Iwamura
Editorial: Pastel de Luna
Comprar: Boolino

Una ranita piensa en los sentimientos de la hierba, intenta sentirse como la hierba. 

En esas está, cuando aparece un ratón. Los dos se verán inmersos en un bucle de cuestiones para entender el mundo que les rodea.
Desde la primera pregunta ¿Dónde tiene la cara una almeja? hasta descubrir que ellos mismos son diferentes uno del otro.
Pasan por investigar los rasgos de una cigarra, una mariposa, una libélula, una abeja...
Descubren que cada animal es diferente uno de otro. Desde tener dientes a tener orejas o incluso cuernos como el caracol.
Pero es cuando se encuentran a el señor lombriz cuando realmente las reflexiones suelen tomar un matiz distinto, más completo.
¡El señor lombriz no tiene cara! si no tiene cara no puede enfadarse, ni llorar, ni sonarse los mocos. ¡AH! si tiene boca, pero no cara. ¿Entonces, como lo reconoceremos como nuestro amigo?
De ahí pasan al cielo, ese inmenso cielo. ¿Dónde está el principio y el fin? ¿Donde están sujetas las nubes?
Estos dos amiguitos se adentran en una aventura filosófica. A través de la curiosidad por el conocimiento, descubrirán el mundo que les rodea. Poniéndose en el lugar del otro en cada momento.

Un cómic apasionante, divertido y lleno de mucho humor. Además tiene la peculiaridad de leerse de arriba abajo cada viñeta. Esto se debe a la procedencia del escritor del cuento (Japón). Estoy segura que lo leerás una y otra vez. Tanto niños como mayores le sacarán el mejor provecho a esta historia.

Kazuo Iwamura es un reconocido escritor e ilustrador muy célebre en Japón, nacido en 1939. Sus libros han ganado muchos premios y están traducidos a numerosos idiomas. En 2014 fue nombrado Caballero de las Artes y de las Ciencias en Francia.
Reflexiones de una ranita ganó el prestigioso kodansha Award for Picture Books. Tiene un museo consagrado a sus creaciones artísticas en Tochigi. 

Editorial Pastel de Luna, cada cuento que leo me engancho más a esta editorial. Son profundos, divertidos y apasionantes. Una editorial con una frase en sus páginas que te invita a pensar:
Decía Sartre que “todo se decide en la infancia”; con nuestros libros vamos a intentar que los niños decidan volar. Que sus mentes viajen, que sueñen despiertos. Nuestro objetivo es llenar sus cabezas de pájaros. Y con el batir de sus alas, las cabezas puedan llegar hasta las nubes, o mas allá. Cuanto más lejos mejor. Queremos celebrar un viaje a la luna con cada libro. ¡Y nubes llenas de cabezas!
Feliz día, feliz lectura.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada