martes, 25 de octubre de 2016

"#Hoyleemos: Las bolsitas de la señora T"

¡Buenos días amigos y amigas amantes de los cuentos!

Tenía muchas ganas de comentaros el álbum ilustrado que tengo ahora en mis manos. Pero quería dejarlo para un momento especial. Pero pensé, por qué dejar pasar el tiempo... lo que para mi es un momento especial para otros ya puede haber pasado.
El tiempo, ese que de pequeña me hacía mucha gracia. Ese que pasaba muuuy lento, sin embargo ahora que rápido va ese tiempo. Cómo me hubiese gustado guardarlo en bositas y utilizarlo ahora. Cómo me gustaría poder alargar el tiempo en los momentos felices y acortarlo en los tristes. El Libre albedrío no siempre es bueno.
Así, que cuento en mano, empiezo a escribir. ¡Allá vamos!.


LAS BOLSITAS DE LA SEÑORA T


Autora: Paula Merlán
Ilustradora: Mar Blanco
Editorial: Amigos de papel

Cuenta la historia que a la señora T le sobraba el tiempo y no sabía que hacer con él. Estaba sola y aburrida y el tiempo le pasaba muuuuy despacio.


Un día se le ocurrió la primera gran idea. Quitaría segundos a los minutos. Así lo hizo, cogió todos los relojes de su casa y uno a uno con unas pinzas de tender la ropa se fue deshaciendo de ellos. Poco a poco iba guardándolas en una bolsita de color verde.



Pero el tiempo seguía pasando muuuuy lento. 

Aquí llego su segunda gran idea. Le quitaré minutos a las horas. 


Así lo hizo, con la ayuda de las pinzas de tender y los fue guardando en una bolsita de color amarillo.
Sin embargo para la señor T, el tiempo se le hacía eterno. Aquí fue cuando se le ocurrió la tercera gran idea. Le quitaré horas a los días. Se puso manos a la obra y con pinzas en la manos capturó todas las horas que le sobraban.
Finalmente colocó la pinza junto a las bolsitas y las guardó en una caja de color azul.
Por fin el tiempo iba más deprisa. Los días tenían 12 horas en vez de 24.
Un día escuchó unos golpes en la puerta, era su vecina la señora agobios. Le faltaba hasta la respiración y nunca tenía tiempo para nada. Así que ella le dijo que cuánto tiempo quería, porque era algo que a ella le sobraba. Le regaló dos horas, abrió su bolsita roja y las sacó. Así ayudó a la señora agobios a que tuviera un buen día.
Se corrió el rumor y las personas venían de todas partes a pedirle un poquito de tiempo. El panadero, la costurera, la maestra....
Poco a poco a la señora T se le iba acabando el tiempo, sus bolsitas se estaban quedando vacías.
Ella cada vez iba capturando y guardando en sus bolsitas segundos, minutos y horas para regalárselas a quienes se lo pedían.
Añoraba el tiempo que se había ido, quería hacer las cosas de antaño...



¿Qué pasará con la señora T cuando haya regalado todo su tiempo? ¿Algún día anhelará el tiempo perdido? ¿Qué ocurrirá?

Sinceramente una obra maestra en todos los sentidos.

Paula Merlán ha escrito una historia cargada de sensibilidad, que nos llega en lo más hondo de cada uno de nosotros. Es tierna, dulce, añorada y por qué no... deseada. El título es maravilloso:  Las bolsitas de la señora T... de tiempo.
El TIEMPO. Ese que valoramos tan poco. Ese que mucha gente nos regala y no le damos el valor que corresponde. Ese que siempre vamos exigiendo y que siempre nos falta. Ese que no estamos dispuestos a compartirlo porque siempre hay algo más importante. 
Sorprendente el final. En casa, cada uno hemos sacado una conclusión diferente. Particularmente nos ha enriquecido muchísimo.

Mar Blanco, brillante sus ilustraciones. Cuánta luz en sus páginas. Ha sabido reflejar en cada momento el sentimiento de la señora T en su rostro. Es una de las cosas que más me ha gustado. Como poco a poco perdía la lozanía de su cara.

Amigos de papel, otra vez me vuelve a enamorar con sus álbumes ilustrados. Una obra presentada por esta editorial que conocí hace poco y que cada día me llena más. Un cuento que nos hace reflexionar y pensar en lo efímero que es todo en la vida.

Este álbum ilustrado también está dentro del proyecto Ventanas al mundo. que estoy desarrollando en la biblioteca Las Columnas de Sevilla. Contaré esta historia el próximo día 4/11/2016. Os espero.

Feliz día, feliz lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada