sábado, 5 de noviembre de 2016

#Hoyleemos Princesa dragón: El misterio del huevo dorado"

¡Buenos días amigos y amigas amantes de los cuentos!

Un nuevo #Hoyleemos, de la editorial SM. Cada día me interesan menos los libros de princesas. Nunca les había echado cuenta. Pero ahora todo el mundo quiere ser princesa - superhéroe - yo me lo guiso ,yo me lo como. Y aún sigo sin entenderlo.
Muchas veces tiro del hilo de los recuerdos y no tengo ni un detalle de que yo quisiera ser princesa. No, yo quería ser escritora... Yo quería dar vida a personajes. Nunca he querido ser uno de ellos.
Las princesas las dejaba para los cuentos de hadas de Perrault, Green y Andersen. Cada uno en su siglo, con su realidad del momento. La historia, la única que podía avisar de los hechos que ocurrían en aquel momento. Se transmitían de boca a oreja, así se evitaban muchas desgracias.
Una pena que Disney las trajera hasta el siglo XX, XXI y se saltara esa parte tan importante; la realidad de la época en la que estaba escrita.
Si quieres contarlas, visualizarlas, no te puedes olvidar el atrezo que eso acompaña, pero además tienes que saber que aquella época no es esta.

Cuando yo he contado cuentos del SXVII, XVIII Y XIX, he intentado ambientar la contada y trasladarla a la época en la que se había escrito. Y las familias han salido encantadas. Que Blancanieves lavaba y limpiaba... si, en la época que estaba escrita era lo más normal. Hoy no, también mi abuela tenía que levantarse de la silla cada vez que un señor entraba. Tampoco ella podía votar. Pero cuando se lo explico a mis hijos les sitúo. Y estamos hablando de principios del siglo XX. 
Eran otros tiempos. Gracias a Dios, todo va cambiando.

PRINCESAS DRAGÓN
EL MISTERIO DEL HUEVO DORADO


Autor: Pedro Mañas
Ilustraciones: Luján Fernández
Editorial: SM
Edad: 6 - 8  años

Es la historia de tres princesas que viven en los cuatro reinos: Bamba, la princesa del Reino del Oeste; Koko, la princesa del Reino del Sur y Nuna, la princesa del Reino del Este. Ellas  son invitadas al castillo del príncipe Rosko, que vive en el Reino del Norte, a través de una carta de amor. 
Una vez que la princesa del Reino de Oeste, Bamba, llama a la puerta del gran castillo, la abre su queridísimo mago Gúgol. 
Ella es muy fan de todo lo que hace. Se sorprende que éste le abra la puerta y además que sea el tío del príncipe Rosko.
Aún así le sigue y escucha lo que tiene que decirle. 
Más tarde se dará cuenta de que no es la única princesa invitada. Allí también se encuentran otras dos princesas, con las cuáles tendrá que competir por la amistad del príncipe.
Comienza la actuación. Tres princesas en un escenario, un público enloquecido y sediento de un buen espectáculo. 


El mago Gúgol les dice: Aquella que termine y complete las pruebas primera, ganará un huevo de oro.
Las princesas no muy convencidas comienzan las pruebas.






















Justo cuando van finalizando, un ruido enorme entra en la sala. Nada más y nada menos que un dragón gigantesco entra pidiendo que le devuelvan su huevo. 
Desde ese momento todo sucede muy rápido. Las personas salen huyendo de las garras del dragón, mientras éste escupe fuego y se lleva atrapado en sus patas al príncipe Rosko. 
Las tres princesas, tienen que unirse para poder salvarse. Cogidas de las manos se adentran en el gran bosque. El trabajo en equipo hace que ellas encuentren la la amistad y el destino de cada una de ellas.

¿Qué pasará con el huevo? ¿Saldrá un dragoncito? ¿Quién lo cuidará? ¿Encontrará a su mamá? ¿Qué le pasa al príncipe Rosko y al mago Gúgol?
Una trama sencilla y atrevida con un montón de sorpresas que hacen que quieras continuar leyendo.

Una historia divertida, con suspense. Las ilustraciones son muy llamativas. Tengo que decir que a mi no me gustaba mucho al principio. Pero en cuanto lo leí con ojos de peques... Entendí porqué mi hija se lo bebió en un ratín.
Es una historia cercana a ellos. Tiene todos los ingredientes: aventura, intriga, risas, diversión, magia y pausada.

Feliz día, feliz lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada