viernes, 30 de diciembre de 2016

"#Hoyleemos: Dormir a la Reina Panda"

¡Buenos días amigos y amigas amantes de los cuentos!

¿Alguna vez habéis pensado en el sueño?. Sí, ese que de repente te entra en los momentos más insospechados, por ejemplo, una charla coloquio sin sentido.
O bien una clase magistral sin magistrado. No importa qué estés haciendo, estás deseando que se acabe e irte derechita a tu casa, a tu cama, calentita, cómoda, blandita   ¡sssshhhhhhhssssshhh!

Se me ocurren varios momentos de mi vida en los que pensaba una y mil veces en dormir: Cuando estudiaba y tenía que entregar trabajos; cuando estudiaba por la mañana y tenía que trabajar por la tarde hasta entrada la madrugada; En el bus, repleta de personas enlatadas y tú agarrada a la barra, con ese traqueteo, echabas la mejor cabezadita del siglo...fantásticas micro-siestas. O ahora que soy mami, llevo 8 años con sueño atrasado.

Yo no soy mucho de dormir, es genético. Pero no entiendo aquellas personas que no duermen. Y me pregunto, ¿Por qué?
Pues un buen día llegó un comunicado muy especial a casa, había que ayudar a la Reina Panda. Este comunicado revolucionó a la familia cuentera. ¿Qué podemos hacer por ella? Pensamos y pensamos... y nos dimos cuenta que algo no encajaba...

DORMIR A LA REINA PANDA

Autora: Susanna Isern
Ilustradora: Mariana Ruíz Johnson

Todo el reino está despierto y haciendo sus quehaceres por la noche.


Esto se debe a que la Reina Panda no puede dormir y ahí que sus súbditos tampoco. Pasan los días y nada, es frustrante. Lo peor de todo era su mal humor.
El consejero real decide realizar un comunicado y que se extienda por los rincones más remotos del país.

<< Quien consiga dormir a la Reina, recibirá un saco de perlas chinas>> 
La noticia se hizo eco y empezaron a llegar visitantes de todo el mundo.

Todo aquel que venía desplegaba sus artes pero nada conseguía.

Día tras día, noche tras noche, decenas de visitantes comparecieron en la corte. Venían de todas partes: India, África, Australia.... 

Los habitantes estaban más desesperados. Si la Reina no se dormía pronto, acabarían volviéndose locos.
Una mañana llegó a la corte una egipcia de las tierras del Nilo. Abrió su bocaza y le soltó el bostezo más grande jamás visto en la faz del tierra.

Todos los presentes quedaron dormidos, todos menos la Reina.

¿Qué pasará ahora? ¿Quién le hará la comida? ¿Quién le preparará el baño? ¿Quién lavará la ropa? Una historia con un final sorprendente.

Dormir a la reina panda es un álbum ilustrado maravilloso, espectacular, intrigante y muy cómico. 
Un mensaje muy sencillo y aplastante que te hace pensar en la cantidad de cosas que hacemos para solucionar la vida de otros. Sin darnos cuenta que más que ayudar hacemos todo lo contrario.
Por cada página que pasamos nos enriquecemos con la diversidad cultural que nos va mostrando el cuento.
Nos ha gustado muchísimo en casa. Lo he contado bastante y puedo deciros que dará mucho que hablar. 
Los padres asentían con la cabeza, sonreían y decían: ¡Qué gran verdad!. Otros comentaban, éste caerá en la carta de Reyes.

Emma y Theo con el comunicado y el álbum ilustrado... ¿solucionarán el problema de la reina?
Nada más resolver y leer el cuento Emma cogió sus colores y empezó a recrear una ilustración que ha hecho mella en ella. Luego se lo regaló a Bárbara y Guillermo en los premios plastilina. Por cierto aún te debe el tuyo Enrique jajajja... Ya quedaremos para eso.



Susanna Isern nos tiene acostumbrada a historias impresionantes donde nos vemos reflejados de una forma muy fácil. 

Mariana Ruíz Johnson, fantásticas las ilustraciones, nos hemos perdido en esa paletas de colores maravillosa. Otro álbum ilustrado que nos cautiva de ella por la magia en sus pinceladas.

Editorial Tres Tigres Triste ha creado un álbum precioso y muy atractivo para los peques y no tan peques.  ¡Enhorabuena!
Me alegra comentaros que varias familias esperan ansiosas la noche de reyes para leer con sus peques esta bonita historia: Dormir a la reina panda.

Feliz día, feliz lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada