sábado, 4 de mayo de 2013

" La gran fábrica de las palabras"

Hola amig@s y amantes de los cuentos!!
Éste viernes ha sido el último cuentacuentos con el proyecto los cinco sentidos.  Me he enriquecido mucho con vuestras preguntas y comentarios...
Como siempre esto de contar es recíproco. Me beneficio de vuestra sabiduría día a día y me hace crecer como persona y cuentera.
Gracias y mil gracias por estar siempre ahí, pequecuenteros, papás, mamás, abuel@s. Sin vosotros el taller de cuentacuentos realizado por una autora no tendría ningún sentido.
Hoy hemos descubierto con el cuento " La gran fábrica de las palabras" de la cuentista Agnés de Lestrade y la ilustradora Valeria Docampo, el sentido del oído.
En este precioso cuento, donde las palabras cuestan dinero y pronunciarlas es para ricos. Dos niños se expresan, sienten, crecen sin la necesidad de ellas.
Quisiera comentaros que hace tiempo tuve esta joya en mis manos, y desde entonces he querido tenerla. Es un libro que me llama, me habla, me cuenta. Realmente os lo recomiendo porque en un mundo como el nuestro donde podemos hablar sin pagar por las palabras, no decimos nada.
Hemos contado el cuento escrito por los pequecuenteros mas mayores desde el taller de escritura creativa. Un gran día el de hoy. 
Amig@s os espero el viernes con la ¡¡GRAN SORPRESA!!
Besos de palabras que sienten.


La gran fábrica de las palabras
por Agnés de Lestrade y Valeria Docampo




El texto sale de la imaginación de Agnès de Lestrade. Y es Valeria Docampo, quien sueña y dibuja la historia imaginada por la escritora. Estamos de acuerdo con Sleepyslaps, la editorial que lo publica en nuestro país:  este álbum es ¡"Un regalo para los ojos y los oídos! Una oda a la magia de las palabras..."

“Existe un país donde la gente casi no habla, es el país de la gran Fábrica de las Palabras…”

Este es el comienzo de un álbum para todas las edades que esconde una bellísima historia de amor. La de un niño llamado Diego que vive en un país donde la gente casi no habla. En este país hay que comprar y tragar las palabras para poder pronunciarlas. ¿Os lo podéis imaginar? ¡Un lugar donde los más ricos serían los que tendrían el poder de utilizar más las palabras! Menos mal que algunas palabras se pueden conseguir de rebajas, o rebuscando en la basura, o flotando por el aire…

Éste es uno de esos libros en el que ilustración y texto bailan perfectamente agarrados, como un mismo lenguaje, con una misma intención. Y con otra gran virtud: maravilla a cualquier edad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada