jueves, 11 de septiembre de 2014

¿Dejamos elegir a nuestro hijos sus cuentos?

¡Buenos días amigos y amigas amantes de los cuentos!
Hoy he leído esta frase y me he quedado muy pensativa...

"El libro debe gustar al niño y al progenitor, para transmitir ilusión"

El artículo hablaba en general, no solo de álbumes ilustrados infantiles.
Y digo yo: ¿No es esa una de las razones por las cuales los niños y niñas no quieren leer? 
Siempre escucho: leo lo que me obligan en el colegio y en casa, si no fuese obligado no leería; leer es muy aburrido :(

¿No es mejor llevar a un niño a una buena librería, que se empape de su sitio, su historia, su olor, que abra los cinco sentidos al mundo que se le está ofreciendo, aconsejarle  y luego con todo ese abanico de posibilidades que el elija? En definitiva enseñarle como moverse por ella,  diferentes editoriales, autores, ilustradores, formatos...
O bien a una biblioteca, dónde sentarse en el suelo a disfrutar de montañas de cuentos y leer y contar y vuelta a empezar. (Querida Ara, me estoy acordando de tí, ajjaja)

Guiarle por ese sin sentido que tanto amamos algunos, que un libro es un compañero de viaje, que te enseña, te puede ayudar a comprender y a resolver problemas sin que te des cuenta, ¡DISFRUTAS!.

Hay tanto "saber" en un libro, un cuento.

También está la otra parte, "El mundo del cuentero", contar historias desde otras dimensiones, acariciar las palabras, tejerlas, sentirlas desde muy dentro, rellenar cada espacio para que sea vivido con mucha intensidad. Ahí el niño o niña puede entrar a valorar por si mismo. Puede echar por tierra un cuento si no le ha llegado o simplemente no sintoniza con él o ella. Da igual que sea uno de los libros mas hablados o mas editado...no le gusta y está en su derecho a rechazarlo.

Solo digo amigos y amigas que por muy pequeños que sean nuestros hijos tienen sus propios gustos y que hay que respetarlos.
Empezando por mí, aquí os cuento un caso real en la familia cuentera: Hay veces que cuesta comprar algo que ellos quieren muchísimo. El día de las librerías la familia cuentera sale a pasear y recorrer las librerías que mas nos gustan y siempre traemos cuentos a casa. Pues recuerdo que el año pasado que mi hijo Theo quería comprar uno de Bob Esponja..la cara mía sería un poema porque la librera me miro y me dijo: ¿Le ocurre algo? jajajjaja... ¿Algo? de todo me estaba pasando...Enmudecí. Sepan ustedes que está en mi casa, y si soy sincera solo lo cogió los primeros días, ya no le hace caso, sin embargo los álbumes ilustrados los cuenta una y otra vez, y juega a ser cuentero o librero con sus clic (palymobil).

Os deseo un buen día lector.
Besos de luciérnagas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada